S?bado, 06 de mayo de 2006

El maestro que necesita Cartagena

Por considerarlo interesante, a continuaci?n publicamos el siguiente art?culo aparecido en el Diario El Universal de Cartagena.

El maestro que necesita Cartagena

RUB?N DAR?O ?LVAREZ P.
El Universal

El maestro que necesita el estudiante cartagenero debe ser una profesional integral, pero sobre todo un ser humano capacitado para enriquecer la vida de los ni?os y j?venes que se le encomienden.

Palabras m?s palabras menos, fue este el esp?ritu de las conclusiones a que lleg? un grupo de docentes de diferentes instituciones educativas de Cartagena durante el foro "?Cu?l es el maestro que requiere el estudiante que tenemos?".

El evento, que tuvo lugar en el "Sal?n Torre?n" de la Universidad San Buenaventura, hace parte de los programas de promoci?n de desarrollo social que viene ejecutando, desde hace treinta a?os, la Fundaci?n Mamonal.

La organizaci?n se hizo en convenio con la "Fundaci?n de Empresarios por la Educaci?n" en alianza con la Secretar?a de Educaci?n Distrital, la Universidad San Buenaventura Seccional Cartagena y el proyecto "Modelos Escolares para la Equidad".

El marco en el que se desarroll? se conoce como "Tertulias entre maestros", "un espacio ? explicaron los organizadores? que permite el intercambio de experiencias entre los docentes. Propicia la reflexi?n sobre las funciones y los roles del quehacer pedag?gico, respecto a las demandas de la sociedad. Esto ha despertado el inter?s de los docentes, quienes han recibido las tertulias como estrategia para expresar su sentir como maestros".

Como ponentes invitados, estuvieron los docentes Ignacio Herrera Dom?nguez, de la Escuela Normal Superior; y Patricia Salgado Torres, del Centro Educativo Nuestra Se?ora del Buen Aire, del corregimiento de Pasacaballos.

El perfil del estudiante

En su intervenci?n, la docente Patricia Salgado expuso que el estudiante cartagenero tiene muchos interrogantes, por lo cual la funci?n del docente es ayudarle a encontrar respuestas, dando importancia y significado a esas inquietudes.

Agreg? que "todo docente debe tener vocaci?n hacia la educaci?n y saber escuchar. Debe ser capaz de comprender al estudiante y tener como misi?n la formaci?n de chicos integrales, conscientes de su realidad social y gestores de su propio desarrollo. Pero, por encima de todo, debe ser consciente de qu? y para qu? ense?a.

Por ?ltimo anot? que "todo buen maestro debe ser investigador, tener en cuenta la pregunta problematizadora, en contexto como plataforma b?sica de su accionar, saber trabajar en equipo y saber articular conceptos de diferentes disciplinas."

Un docente intelectual

Por su parte, Ignacio Herrera Dom?nguez opin? que el maestro que necesita Cartagena, debe ser un intelectual.

"Si no funge como tal ?acot?, no se puede llamar maestro. Simplemente eligi? el oficio de ense?ar y se maneja por el tiempo escolar."

"El maestro de hoy debe manejar dos tiempos: el acad?mico, que es el tiempo en el cual el docente logra que los estudiantes se relacionen con el saber, pero que a veces el directivo docente no lo entiende.

"Debe manejar el tiempo pedag?gico, porque tiene que ayudar a realizar su proyecto de vida como maestro.

"Y un tercer tiempo, que es el escolar, el que impone la norma, pero que le ha hecho much?simo da?o a la escuela.

"El maestro debe pensar en la escuela, en el estudiante y en el pa?s. Debe ir m?s all? de las 24 horas, porque es mejor una cabeza bien puesta que una repleta de informaci?n.

"No necesitamos maestros irresponsables intelectualmente. Necesitamos docentes acompa?antes, maestros que sepan dominar lo disciplinario y lo pedag?gico, pues no basta con saber de la disciplina si no se tiene Pedagog?a.

"La Pedagog?a no es para ense?ar. Es m?s bien para acompa?ar. Para ense?ar, est? la did?ctica. Un buen maestro debe, por tanto, ser un emancipador de estructuras mentales, debe ser capaz de que su alumno lo supere. Si no es as?, este maestro ha fracasado.

"El maestro no le puede tener miedo a la informaci?n. Debe tener claros los estilos cognitivos de los sujetos en el aula de clases. Sin embargo, no puede dejar de reconocer los ritmos de aprendizaje.

"El ni?o del Piaget es diferente al ni?o de Pasacaballos, al de El Poz?n, al de Pasacaballos, al de Bocagrande, al de Montessori o al de Manga.

"La diferencia entre estos ni?os es b?sica y t?citamente la historia. El maestro de hoy debe tener una postura social sobre las estructuras mentales, recordando que ellas no son m?s que posturas sociales.

"Cuando en una escuela se d? que la comunicaci?n y el poder son muy fuertes, ?sta pasa a ser una escuela autocr?tica y no permite el pensamiento divergente.

"Por eso, el maestro debe tener una actitud permanente y mental hacia la interdisciplinariedad, para entender el fen?meno social y humano llamado educaci?n.

"Los estudiantes son hijos de la ?poca y la escuela no puede desconocer esto.

"Por ello, la expresi?n ense?anza-aprendizaje debe quedar a un lado, pues el aprendizaje no se puede supeditar a la ense?anza, porque se desconoce al otro.

"Supone esa l?nea de pensar que el estudiante aprende de forma igual que el maestro y eso le resta la oportunidad de aprender.

"Por eso, hay que pasar a una estructura educativa que privilegie la l?nea aprendizaje-ense?anza, para que las estrategias entren al aula y se les d? a los alumnos ?ah? s? la oportunidad para que todos aprendan y se pueda hablar de equidad.

"El verdadero maestro presta lo que sabe. Por eso da ejemplos. Por ello ayuda a crear en sus estudiantes una mentalidad hacia el trabajo creativo.

"Necesitamos un maestro que, adem?s de ser intelectual, d? amor, amor m?s all? del sentimiento. Que lo exprese como una emoci?n que ayuda a sobrevivir. Que implica reconocer y legitimar la existencia del otro.

"En el aula tenemos personas. No tenemos individuos. Nacemos individuos, pero luego nos hacemos personas. Por eso, en aula, como maestros no podemos ser necrof?licos, maestros que matan intelectualmente a sus chicos, que ridiculizan y estigmatizan a los estudiantes.

"Debemos pasar a ser maestros biof?licos. Debemos, en todo nuestro quehacer, expresar que amamos a la vida, que ayudamos a los estudiantes a que no se duerman en la clase.

"Por eso se deben tener tres compromisos: uno epistemol?gico, que debe estar ligado a tener una mirada hacia el conocimiento, alcanzar una postura y crear estrategias para ense?ar, para producir cambios en la escuela y en la sociedad, para formar ciudadanos en esta aldea global.

"Un compromiso pol?tico y ?tico, entendiendo la pol?tica como una postura hacia la sociedad, porque todos somos pol?ticos y el maestro debe generar un espacio para confrontar y para hablar de lo que acontece en la realidad."

Las conclusiones

El maestro que requiere el estudiante que tenemos, es un maestro que todos los d?as cuando llegue a su aula de clases lo primero que se pregunte y tenga en cuenta es el estudiante que tiene.

El maestro de hoy tiene que ser un poeta. Tiene que hacer que eso que aprenden sus estudiantes lo lleven como un sello en su coraz?n, como un tatuaje en el brazo.

Tiene que hacer que eso que aprende ese chico tenga tanto valor que nunca se pueda pagar.

Tiene que ser un vendedor, debe saber vender ilusiones.

Tiene que ser un cient?fico: debe tener clara la ley de la relatividad, porque son diferentes tres minutos de recreo y tres minutos en el sal?n.

Debe ser un sic?logo, pap?, doctor, polit?logo, juez y ?rbitro. Pero sobre todo, debe reconocerse como lo que es: un maestro.

Intervenciones del p?blico

?LA PALABRA maestro es sin?nimo de sagrado. Cuando se tiene claridad en ello, entonces se puede hablar de transformaci?n. El maestro trasciende la educaci?n, la familia y la escuela. Se requiere que los maestros reflexionen sobre lo que es ser maestros en Cartagena. La ciudad necesita que surjan propuestas pedag?gicas que ayuden a crear verdaderas pol?ticas p?blicas en educaci?n. El maestro no puede ser estrato uno o seis. Debe ser un maestro. Debe tener, primero, conocimiento; y luego, ser un pedagogo.

?PARECE que el maestro ha perdido sus valores. A veces no hay compromiso con los j?venes ni sentido de pertenencia. Y es, precisamente, eso lo que requieren nuestros estudiantes.

?SER DOCENTE es un compromiso profesional. Pero ser maestro es un compromiso personal.

?EL MAESTRO debe ser comprometido, sincero y comunicativo. Su proceso de aprendizaje-ense?anza debe incluir a los padres del joven, para as? superar el divorcio familia-escuela. El maestro debe tener tiempo suficiente para el colegio.

?NUESTRO PROCESO educativo necesita un cambio y ?ste se inicia cuando el maestro decide articular ese cambio con el quehacer pedag?gico. La escuela debe incluir a sus estudiantes y debe estar en sinton?a con su contexto.

?LA EDUCACI?N es una instituci?n en la que todav?a la gente cree. Por ello, la universidad debe ponerse a tono con lo ocurre en el contexto y, sobre todo, lo que exige el estudiante de hoy.

?COMO MAESTROS, debemos quitarnos las charreteras de lo privado y donarnos a nuestros estudiantes. Nuestra sociedad est? en crisis. La familia est? en crisis. Y tenemos que entrar en la cuesti?n, aunque nuestros salarios no lo compensen.

?EL MAESTRO HOY, ayer o ma?ana es aquel que se da a su magisterio y lo coloca como su proyecto de vida. Por ello, vibra con ?l, quiere lo que hace, llega feliz a la escuela, es un profesional de 24 horas y sus clases dejan huellas en la vida de los estudiantes. Trabaja para s? mismo. Se siente maestro en cualquier escenario. Va tras la b?squeda de la realizaci?n de su proyecto de vida: ser maestro.

?UN MAESTRO debe tener solidez conceptual, y did?ctica y pedag?gica

tomado de : http://www.eluniversal.com.co/paginas/diarias/actualidad.htm
Publicado por ingebel @ 11:59 AM | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Neko

BloGalaxia
/